Del Celuloide al Celular

A 125 años de la primera proyección en París de los hermanos Lumière, podemos decir que la manera de contar historias a través de una cámara ha cambiado considerablemente.

Gracias a los avances tecnológicos el séptimo arte ha experimentado una evolución sin precedentes. Hasta hace un par de décadas, aún necesitábamos una emulsión de plata sensible a la luz para inmortalizar una fracción de nuestra historia. Dicha emulsión era el inicio del antiguo proceso. Debíamos entrar al cuarto oscuro, revelar cuidadosamente el material filmado y casi como un ritual, los pedazos de tiempo estático aparecían en el carrete de película listos para ser cortados y editados por un montajista. Finalmente, dichos trozos eran colocados en un proyector que materializaría los sueños, deseos y los más locos pensamientos de ese ente visionario llamado cineasta.

Después de un largo recorrido y con la llegada de las nuevas tecnologías, el proceso de creación de imagen migra a otros dispositivos, entre ellos, el smartphone: herramienta que además de favorecer la comunicación entre nosotros, nos permite crear historias y generar nuevas narrativas audiovisuales gracias a sus múltiples bondades: captura imagen, sonido, permite, entre muchas otras funciones, la edición de los diferentes clips: Con el smartphone tenemos todo en uno.

Dichos beneficios, han sido explorados en los últimos años por artistas audiovisuales creando una nueva tendencia en el cine: realizadores como Sean Baker con la pionera Tangerine (2015), Spike Jonze, Steven Soddeberg, Zach Snyder y el mismo Marcelo Tobar con su premiada Oso Polar (2018), le apuestan a un cine producido enteramente con dispositivos móviles. Estos personajes hacen parte de una nueva ola de cineastas que le apuestan a los nuevos discursos por medio del arte.

 

Así como el expresionismo alemán, la nouvelle vague o la época de oro del cine mexicano, el cine hecho con celulares llegó para quedarse, posicionándose a la vanguardia de la democratización cinematográfica en la que todos y todas podemos ver y hacer cine.

SmartFilms® ️México, Festival de cine hecho con celulares se suma a esta vanguardia invitando a los jóvenes, a los aficionados y a los realizadores audiovisuales a hacer cine con su celular. Teniendo como principales pilares la democratización del cine y la monetización de contenidos, SmartFilms® México se constituye como una plataforma de oportunidades, de exhibición y de difusión del talento de contenido local, fusionando talentos con largo recorrido en la industria como Oliver Stone, Robert Rodríguez, Manolo Caro y Eréndira Ibarra y talentos emergentes, dispuestos a incursionar en el séptimo arte.

El Festival que ha reunido alrededor de 25.000 participantes y cerca de 4300 cortometrajes tiene un formato de ejecución anual y actualmente tiene su convocatoria abierta con 3 categorías en competencia: Juvenil, en alianza con el Instituto Politécnico Nacional (IPN); Aficionado, en alianza con La Universidad La Salle México, y Profesional, presentada por Motorola).

Invitamos a todos los profesionales del medio a sumarse al reto de la Categoría Profesional cuya temática versa sobre la pregunta ¿Qué aportarías para cambiar nuestro universo a través de un celular? Tienes hasta el próximo 03 de octubre para participar. Conoce más acerca de la Convocatoria y de las actividades académicas del Festival visitando las redes:

INSTAGRAM: @smartfilmsmx

FACEBOOK: SmartFilms México

https://smartfilms.mx/


INVITA: MINTIC

 

                                                                                          
¿Eres un apasionado del cine y quisieras mantenerte informado de la industria audiovisual?

¿La cinematografía es con lo único que sueñas y eso no te deja dormir?

Entonces:


Síguenos en LinkedIn