EL ACTING EN LAS PELÍCULAS DE ANIMACIÓN

Por: Claudia Osejo @animhado

Es corta mi experiencia como directora, y antes de comenzar debo decir que… ¡Vengo de las tablas!

He actuado aquí y allá, ante la cámara y en el teatro, pero encontré un verdadero placer y rigor cuando comencé a trabajar con películas animadas, con sus técnicas derivadas y con las marionetas.

El animador o animadora es como el hombre de las cavernas: guardado en un set anima hasta 18 horas al día tan solo para darle vida a un personaje por 4 segundos, o tal vez menos. La relación entre un animador y la marioneta es como la de dios con su creación, e incluso va más allá: decide sobre ella, le otorga tempo-ritmos, cadencias, personalidad, lo caracteriza y sobre todo ha estudiado con anterioridad cada uno de sus movimientos. Un animador es definitivamente otro actor, o actriz: actúa los gestos que quiere lograr con su personaje, ensaya frente al espejo, se graba, graba a otros y busca insaciablemente referentes de la vida cotidiana, para representarla y en la mayoría de los casos exagerarla. Es un alquimista que juega con dos poderosos elementos: el arte dramático y la física. Esta última es importante para que haya coherencia y credibilidad en los movimientos de su personaje.

Técnicamente los animadores cuentan con 12 principios, que son como sus mandamientos: Estirar y encoger, anticipación, puesta en escena, animación directa pose a pose, acción complementaria, aceleración y desaceleración, arcos, acción secundaria, timing, exageración, solidez y atractivo. Entrar a definir cada uno requeriría por supuesto otro aparte, sin embargo, los menciono por la importancia que tienen para el trabajo aplicado al acting de las marionetas en stop motion, o de cada dibujo en el 2d.

Cuando un animador o animadora logra transmitir la realidad que quiere con sus objetos o personajes se ha convertido en actor, actriz, en intérprete. A una velocidad diferente y lleno de paciencia, con cada pose está creando toda una acción, que unida a otras se convierte en una secuencia, que a su vez genera una escena y que termina por convertirse en toda una obra.

Compartir: