Grabar con celular, la nueva opción

En el festival de cine South by Southwest del 2015, el director indie Mark Duplass dijo en su discurso principal que si eres un aspirante a cineasta, “no hay excusa para no hacer películas los fines de semana con amigos”. Parte de su razonamiento fue la invasión del teléfono inteligente, que le da a casi todo el mundo la capacidad de filmar, editar y distribuir una película, todo con un dispositivo que tienen la mayor parte del día. “Tuvimos un largometraje en Sundance ese año que se rodó completamente con celular y se hizo realmente bien “, comentó.

Al respecto, el sitio especializado Vulture charló con Matthew Cherry, director de 9 Rides, y Ricky Fosheim, director de Uneasy Lies the Mind, acerca de su experiencia en hacer largometrajes con un celulares. Les dejamos un fragmento de la entrevista.

¿Cuando tomaron la decisión de filmar con un celular?

MC: Creo que el cine indie debe tener un gancho. Siempre me interesó hacer cine con celulares y también ese género de mumblecore. Siendo un cineasta afro, nunca había visto que tuviéramos una oportunidad así donde una película tuviera improvisación y no siempre con guiones.

El mayor problema es que debes manipular correctamente el teléfono para que no sea tan inestable y, obviamente, la profundidad de campo. Creo que el cine, en muchos sentidos, evoluciona a partir del acceso, y lo más importante para mí fue que podría haber filmado con una Canon 300 o con algún tipo de cámara de bajo consumo, pero específicamente quería filmarlo con un celular para mostrar que otros cineastas de color que también pueden hacerlo con algo que tienen en su bolsillo. También para entrar en festivales de cine más grandes y obtener una distribución.

RF: Lo decidimos desde el inicio. Fue 100% creativo, aunque hay otros temas, por supuesto, como la facilidad de uso. Incluso si tienes una cámara, puede ser difícil de usar, pero para nosotros fue más. Toda fue una película abstracta, artística, muy cerebral, y el 90% es un flashback, y es dicho desde la perspectiva de alguien que se está muriendo, que ha sido golpeado en la cabeza, que estuvo involucrado en un robo a mano armada y está sangrando. Es como si su vida estuviera brillando ante él. 

Eso nos dio rienda suelta para correr con las imágenes, la edición, la narrativa, la actuación y la cámara, así que quería algo que fuera áspero en los bordes, que se estuviera deteriorando realmente.

¿Sobre las diferencias entre hacerlo con un celular y una cámara convencional?

MC: La primera vez que aprendí sobre cine, la profundidad de campo siempre fue algo que intenté buscar, incluso cuando estábamos filmando con una cámara profesional o lo que fuera. Intentamos juntar pequeños paquetes de lentes para eso.., éramos como, lo que sea, todo era en enfocarnos y eso es parte de nuestra narrativa.

RF: Sé que las cámaras, incluso las más bonitas, se han vuelto más pequeñas y ligeras, pero incluso esas son aún grandes y pesadas. Hubo un par de escenas en las que si hubiera cargado con una cámara de 20 libras todo el día y dos pies de nieve a 8,000 pies de altura, que es donde filmamos toda la película, hubiera sido muy difícil.

¿Cómo los teléfonos inteligentes impactarán el cine en el futuro?

MC: Mi experiencia con 9 Rides fue la sesión de filmación más liberadora y menos estresante de la que he sido parte. En serio, era tan suave. El tiempo que tenía con los actores antes de hacer las tomas, nunca he podido duplicar esa experiencia en ninguno de mis otros rodajes. Acoplar la profundidad de campo, eso cambiaría el juego porque realmente es la única cosa que falta. Honestamente ¿por qué necesitarías usar una cámara normal?

RF: He hecho un par de películas como productor y director de fotografía desde Uneasy Lies the Mind, y con lo que me he sentido a gusto es que se debería pre grabar la película completa, esencialmente, y editarla juntos, haciendo guiones gráficos digitales. Vayan con sus actores y tomen la escena, luego diríjanse a la sala de edición y editen, hagan todo eso antes de filmar su versión final de la película. Básicamente están grabando previamente toda la película. Puede llevar mucho tiempo, pero aprenderán acerca de las tomas que funcionan o las actuaciones que podrían no funcionar. 

Creo que cualquiera puede hacerlo hoy en día. No tienen que ser editores o directores de fotografía. Podrían ser el escritor o productor o el actor, y sentarse a editar juntos su propia versión previa a la visualización de la escena o la película. Y eso es muy bueno, me gusta esa idea. Hoy en día todo el mundo tiene algún tipo de celular y no es necesario alguna idea de cómo utilizar una cámara.

Fuente: vulture.com

Compartir: