Las dos Cassandras – Semana de Cine Canadiense

La Semana de Cine Canadiense en México presenta dentro de su selección la película de la directora Patricia Rozema, Las dos Cassandras (Mouthpiece, título original), un relato que descansa en lo onírico y psicológico durante los momentos difíciles de una joven.  

Nora Sadava y Amy Nostbakken representan el jin jang de una persona y en este caso, tomaron la forma de Cassandra, una escritora de 30 años que inicia su carrera en el cosmos de las publicaciones. Una mañana devuelve una llamada perdida para enterarse que su madre a fallecido. La noticia origina una especie de musical satírico junto con flashbacks que circulan durante toda la película, afectando a la protagonista para reformular lo que vivió y recordar con cierta melancolía los instantes compartidos con su propia madre.

Desde el inicio sugiere un enfoque particular, con esa sincronización humorística entre ambas Cassandras que deriva entre lo que piensa y el debate para tomar una decisión más clara. Esta es una buena representación de cómo se maneja el mismo ser humano por un camino sin trazar entre los sentimientos y la razón. Conflicto universal. Pero tiene varios asuntos internos que la afligen, como esa carga familiar que juzga su imagen o si debe complacer a los demás en el último discurso del funeral de su madre. Son etiquetas apegadas a ciertos roles sociales que aprovecha Rozema para criticar a una sociedad que persigue a cualquiera, incluso, hasta la muerte. 

Entre discursos sociales y el apego entre madre e hija, Las dos Cassandras cuestiona el papel de una madre dentro de la familia, como su protagonismo se debe al sacrificio propio y descubrir que los hijos son los únicos jueces a convencer.

Compartir: