Los Grizzlies – Semana de Cine Canadiense

Basada en hecho reales, la directora Miranda de Pencier, retoma la vida de un grupo de jóvenes que por medio del deporte lograron darle un giro a su vida. Pareciera de inicio un retrato a imagen y semejanza de otras cintas del género, y puede serlo, pero su mensaje se vuelve tan universal que le agrega ese carisma a la cinta. 

La historia de Los Grizzlies comienza en una pequeña comunidad del Ártico canadiense cuando un joven trata de impartir sus primeras clases como maestro de historia. Pero su método de estudio no da resultado, aunado a las costumbres de la región ¿Qué sucede? Se le ocurre formar un equipo de lacrosse para motivar a los jóvenes a salir adelante. 

El entorno también cuenta en la historia ¿Qué harías si a 50 kilómetros alrededor solo hay un paisaje blanco cubierto de nieve? Además de muñecos de nieve nada más se puede hacer. Pues en datos reales, el pueblo de Kugluktuk, donde sucede el relato, se tiene registrado como el área con los índices más altos de suicidios en América del Norte, sumando los problemas de alcoholismo y violencia intrafamiliar.

Miranda también resalta elementos arraigados de la cultura inuit, como el apego a la familia y la hermandad entre sus miembros, que un hombre blanco como el profesor (Ben Schnetzer), lo va adquiriendo mientras convive más tiempo con sus jugadores. 

Lo más importante de Los Grizzlies es que habla de las comunidades originarias de Canadá, que como en toda América, son grupos que han quedado excluidos y aún son marcados por un gran sector de la población de cada región. Que sirva como otra voz que clama tolerancia e inclusión a su misma tierra. 

Compartir: