Señor Sabelotodo

Presentada en el Tour de Cine Francés en la CDMX, la cinta Monsieur Je-Sais-Tout, mejor conocida como Señor Sabelotodo, además de ser una entrega conmovedora, presenta una reflexión sobre los sentimientos de una persona como cualquiera otra. 

Y es que de inicio sorprende la historia, cuando en los primeros minutos vemos a un futbolista retirado ahora parado en las canchas como entrenador de un equipo juvenil. Parecería una historia con poco sentido, y no porque del fútbol se cuente poco, se puede contar demasiado, si el mismo Eduardo Galeano lo hace.  

Stéphan Archinard y François Prévôt-Leygonie, directores de la película, supieron manejar poco a poco la trama y lo hicieron con delicadeza. Y es que desde la aparición de Léo (Max Baissette de Malglaive), un niño de trece años, el contexto cambia totalmente.  

Cuando la madre de Vincent (Arnaud Ducret) debe ser internada en un hospital, el entrenador debe encargarse por unas semanas de su sobrino Léo, llevándolo a su casa y los entrenamientos todos los días, pero su actitud no es la común a la de otros niños. Apoyados por la doctora del equipo (Alice David) se dan cuenta que padece del síndrome de Asperger. 

Las personas que lo padecen generalmente tienen un comportamiento inusual y afecta la capacidad para socializar y comunicarse con los demás. Aquí es donde se debe resaltar la actuación de Max, que sensibiliza al espectador transmitiendo las emociones y la mirada de las personas que padecen estos síntomas. 

Catalogada como una comedia dramática, el Señor Sabelotodo sabe comunicar y suavizar un tema inquietante para la sociedad, por el hecho de creer que las personas que sufren este trastorno deben acoplarse a ella, cuando en realidad es ésta la que debe comprender e incorporar de la mejor manera a todo aquel que lo padece.   

Además maneja temas como la familia, el amor y la honestidad con uno mismo. Recomendada para toda la familia. 

Compartir: